Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Nampula, 17 de Noviembre del 2010

Nunca he tenido a nadie que me colocara el desayuno en la mesa todos los días y sin rechistar. Volver del trabajo y encontrar la comida hecha y la casa limpia es algo grande. Nada de preocuparse por lavar la ropa, ni por el frigo vacío, ni por quitar la mesa...

Tenemos nueva empleada en casa. Se llama Amina y empezó a trabajar el lunes. A la anterior, Mariama, la despedimos porque a Vivien le faltaron 400 dólares de casa. Nadie más que ella pudo haber sido.

Encontrar una empleada eficiente y de confianza es difícil. Aquí, la mayor parte de los empleados roban, cada uno a su manera. Sisan en la cuenta de la compra (si los tomates estaban a 45 dicen que los compraron a 50 y se embolsan la diferencia) o en las cosas de casa (se van llevando pequeñas cantidades arroz, azúcar, lavavajillas, etc.) y una puede hacerse más o menos la ingenua dependiendo de lo satisfecha que esté con su trabajadora pero, cuando falta una cantidad relativamente importante de dinero la decepción es demasiado grande.


El salario base en Mozambique es de unos 1500 Meticales (aprox. 33€). El salario de un oficinista rondará los 2500 MT; en las universidades, los salarios rondan los 20000-30000MT, dependiendo de la titulación. Las diferencias entre clases son increíbles.

En los dos supermercados que tiene Nampula, la comida está a precio europeo. Al parecer, hace tres años estaba todo mucho más barato en la ciudad. Cuentan que algunos artículos han duplicado el precio.
Antes de venir a Mozambique, varias personas me dijeron que aquí las cosas están supereconómicas... esas personas conocieron otros tiempos mozambicanos distintos a los de ahora.

Menos mal, dentro de los barrios, los precios de las verduras y demás son más asequibles, aun así, la cantidad de pobreza extrema es sobrecogedora.

martes, 16 de noviembre de 2010

Nampula, 16 de Noviembre del 2010

En menos de un mes habremos acabado con el semestre y podré disfrutar de vacaciones hasta febrero. Aunque ya acabaron las clases y estamos con los exámenes, los profesores tenemos que acudir diariamente a la universidad a firmar asistencia. El día que no firmamos nos lo descuentan del salario. El horario del machibombo (bús) es más limitado cuando los alumnos no tienen clases. Por las mañanas, sale de la ciudad a las 7.30h hacia la universidad y vuelve a las 12.00h. Así, como no tengo coche, llamo a un taxi para volver antes a casa.

Hace mucho calor, rondamos los 40ºC. Al parecer, en las provincias del sur del país llueve sin parar. Esta mañana ha llovido aquí. Dentro de nada, la lluvia empezará a ser más frecuente también en Nampula. Eso hará que aumente la cantidad de mosquitos.

Aunque es un poco incómodo tener que ponerse repelente por la noche, los mosquitos no me están suponiendo gran problema (de momento). Hay mosquiteras en todas las ventanas de casa, así, las noches que no salgo, no uso "antimosquitos". Encima de mi cama, una red mosquitera cuelga del techo. Antes de irme a dormir, cada noche, la extiendo a modo de tienda de campaña para poder dormir sin que ningun bicho me cante al oído.

Ayer me enteré de que en los barrios, cuando algún vecino se muda de casa lo hace por la noche para que los demás vecinos no vean las cosas que tiene y no despertar celos ni envidias. Esas mudanzas deben de ser tarea difícil porque en los barrios de noche no se ve nada, está tooooodo apagado.


Los meses pasan y, dentro de nada, otra vez es Navidad. No voy a ir a España. Menos mal, mucha gente que conozco también se queda. Estamos planeando hacer algo, seguramente nos vayamos a la playa. Este año voy a experimentar cómo es una "Navidad en verano". Imagino que se me hará extraño pero, bueno, lo importante es que nos reuniremos como se reunen las familias, como "familia" que somos.

martes, 26 de octubre de 2010

Nampula, 26 de Octubre del 2010

Hace un mes que no piso la playa. Un mes sin salir de Nampula. Un mes yendo de casa a la universidad y de la universidad a casa. Empiezo a sentirme gris.

Lo malo de pasar los fines de semana metida en casa es que da tiempo a pensar y echar de menos otras cosas que antes tenía y ahora no tengo.

Dejando a parte lo obvio, como amigos y familia, echo de menos la libertad que me daba disponer de coche para viajar.

Echo de menos, por ejemplo, un parque para pasear; mis patines; calles y aceras lisas, sin agujeros; ir a la montaña; flores en los balcones; casas pintadas de blanco; papeleras en las calles; montar en bicicleta; cuidar mis plantas; acariciar a mi perra; ir al cine...

Los meses de julio, agosto y septiembre los he pasado sin darme respiro para pensar. Cargada de trabajo entre semana y viajando a la playa durante los fines de semana, a penas me daba cuenta de que no tenía esas cosas que ahora añoro. De ahí la importancia de estar siempre haciendo algo.

Ayer me hice mi tercer test de malaria. Éste también dió negativo. Al parecer, sólo fue una jaqueca. Ante el menor síntoma, es aconsejable hacerse el test por si acaso. Coger a tiempo la enfermedad puede facilitar la cura.

En fin, que a ver si voy a la playa y me espabilo.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Nampula, 17 de Septiembre del 2010

El martes pasado llegaron a Nampula dos optometristas de la Universidad de Ulster y tres del Dublin Institute of Technologies (DIT). Han estado haciendo screenings visuales en varias escuelas de Nampula. Yo les acompañé el miércoles y la experiencia fue bastante interesante.

Lo primero que llamó mi atención fue lo tranquilos que se comportaban los niños. Ninguno se comportaba de forma revoltosa, desobediente ni desinteresada. Iban hacia donde les pedíamos y prestaban atención en todo momento (completamente al contrario que los niños que estaba acostumbrada a tratar en España). No sé, quizás estaban paralizados por el miedo a lo desconocido.

Otra cosa que me impresionó bastante era lo desaliñados que iban. Todos, absolutamente todos, eran un acopio de suciedad. Había niños que, literalmente, olían a basura. Eran alrededor de doscientos niños, la mayoría malnutridos.

Para las familias de los alrededores de la ciudad, conseguir agua es todo un desafío. Los que viven cerca de una fuente son realmente afortunados. Otros, tienen que caminar largos recorridos hasta el punto de agua más cercano. Los que no tienen acceso a fuentes, recogen el agua de lluvia que resbala de los tejados y la almacenan.

Las fuentes se consiguen practicando perforaciones en el suelo. Creo, para conseguir agua decente, es necesario perforar hasta los 80 metros de profundidad y, eso no siempre se realiza por el enorme coste de dinero que supone. Así, el agua que extraen la mayoría de estas fuentes proviene de las capas más superficiales, que son las que reúnen el agua de lluvia filtrada a través del suelo.

Unas veces por falta de información, otras por falta de medios económicos, los habitantes de la comunidad no toman las medidas de profilaxis adecuadas al manipular el agua favoreciendo, de ese modo, la aparición de enfermedades (una de ellas, el cólera).

Un gesto tan simple como abrir un grifo y llenar un vaso de agua o lavarse las manos…

viernes, 10 de septiembre de 2010

Nampula, 10 de Septiembre del 2010

Hoy, el día ha venido cargadito de emociones.

El próximo domingo es mi cumpleaños. Vivien, que ha estado toda la semana tramándolo, hoy ha reunido a alumnos y profesores para que me hicieran una fiesta sorpresa. Todos estaban compinchados y yo, feliz de mí, sin imaginarme lo que se estaba "cociendo" a mis espaldas. Los alumnos, por iniciativa propia, me han cantado una canción compuesta por ellos, me han traído presentes... qué sé yo, he tenido de todo, no ha faltado nada, para mí ha sido perfecto.

Me he conmovido enormemente cuando he visto cómo mis alumnos me homenajeaban. He querido fotografiarme con todos para tener el recuerdo de cada uno en este día. Me ha encantado ver la ilusión que mostraban al fotografiarse conmigo. No tengo palabras suficientes para describir cuánto de bien me han hecho sentir.
Como decía Tatiana: "Cumplir los 37 en Mozambique y que tus alumnos te sorprendan con una fiesta, ¿quién te lo iba a decir a ti?". Vivien sabía que el mejor regalo de cumpleaños que podía hacerme era ese: ellos (gracias, compañera). Acertó de lleno. Nunca olvidaré este día.
Como no, al final he acabado deshecha en lágrimas aunque, en ningún momento, se ha borrado de mi cara la enooorme sonrisa que me ha colocado el ver a todos encantados de verme ilusionada con ellos.

Y, para acabar la tarde de la mejor manera, saliendo de la Universidad, llegaba el machibombo (bus) escolar cargadito con el aparataje que llevamos esperando desde enero. No me ha faltado tiempo para llamar a la delegada de clase y darle la noticia. Vaya que si se ha alegrado. Por fín, tenemos material para hacer prácticas, por fín, los alumnos podrán dejar de imaginarse "cómo sería" y pasarán a comprobar por ellos mismos "cómo es". Por fin, podremos hacer en Nampula exámenes refractivos como mandan los cánones.

La lista de espera, de personas que están esperando para ser graduadas, hace tiempo que dió la vuelta a la manzana.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Nampula, 02 de Septiembre del 2010

El 26 de julio empezamos la segunda parte del año académico y, desde entonces, a penas tengo tiempo libre entre semana. Trabajo, trabajo y más trabajo, hace que los días pasen volando.

Desde que descubrí las playas de aquí (son increíbles), sólo me he quedado un fin de semana en Nampula. La ciudad llega a hacerse claustrofóbica cuando paso mucho tiempo en ella. Mañana por la tarde, al acabar las clases, me voy a Chocas. Estamos en la época de las ballenas y, con un poco de suerte, igual consigo ver alguna. El otro día, de vuelta de la playa, vimos un grupo de macacos atravesando el camino. No se dejaron fotografiar (cachisss).

La mayor parte de las personas con las que me relaciono hablan portugués. Como el español y el portugués son idiomas muy parecidos, no tengo problemas para integrarme.

La gente que estoy conociendo es genial, me alegra la vida en este sitio.

Con Vivien, la convivencia es realmente buena. Desde que ella llegó a Nampula y me trasladaron al edificio donde viven los profesores, mi calidad de vida a mejorado. Tenemos una empleada (Mariama) que nos hace las tareas de casa mientras que estamos en la universidad. Es una maravilla, llegar a casa y encontrarte todo hechito, comida incluida.

Entre los vecinos del edificio hay muy buen ambiente. Todos estamos por ayudarnos, cosa que tranquiliza bastante porque todos nos dedicamos a algún tema relacionado con la salud. Tener esa parte cubierta en este sitio, da bastante seguridad.

En agosto vinieron, desde España, unos amigos a pasar sus vacaciones. Fue estupendo tenerles conmigo aunque, como yo tenía que trabajar, no pudiera acompañarles todo el tiempo que me hubiera gustado.

Hace unos días que recibimos la noticia: Vivien y yo viajaremos a Durban, con todos los gastos pagados, del 18 al 25 de este mes para asistir a los congresos que se celebran en esos días: World Congress on Refractive Errors y World Conference on Optometric Education.
Lo que, en principio, no era mas que un sueño se ha hecho realidad.

A veces, echo de menos España. Es la única pega que le encuentro a vivir en Nampula: siete mil kilómetros me separan de mis raíces.

jueves, 15 de julio de 2010

Nampula, 15 de Julio del 2010

Esta mañana me he vuelto a levantar con el abdomen hinchado. No es el estómago, ni me duele ni tengo nauseas. Le he preguntado a uno de los profesores de medicina si, posiblemente, sea un síntoma de parásitos. Me ha recomendado desparasitarme, cada 6 meses, con una pastilla (albenzadole) que venden en la farmacia.
Ya tengo algo más en común con mi perra: ella también toma antiparasitario de forma periódica.

Ayer nos enteramos de que no nos trasladábamos hoy sino el lunes. Al final, nos mandan directamente al JFS.

Esta noche, Nora, Tatiana y yo (las tres de la casa) estamos invitadas a cenar en casa del vecino : el Magnífico Rector.

Mañana por la tarde me marcho a la playa. Ya estuve el fin de semana pasado. Es la playa más bonita y con la arena más blanca y más fina que he tocado hasta ahora. Además, completamente desierta. Un auténtico paraíso por 2900 meticais - unos 70 euros - el fin de semana (independientemente de las personas que entren en la casa de alquiler).

martes, 13 de julio de 2010

Nampula, 13 de Julio del 2010

Ayer, a primera hora de la mañana, una comisión formada por cinco personas se dejó caer en casa sin previo aviso. Venían a revisar el estado de la vivienda. Yo estaba recién levantada mi habitación estaba hecha una leonera. Una vez más, me sentí invadida.

Nos dieron una buena noticia: la semana siguiente nos trasladaban al edificio donde moran los profesores extranjeros (que, se supone, es donde mejor “funciona” internet).

Hace un par de meses, otra comisión también visitó la casa, de la misma manera (sin aviso previo), para conocer qué cosas necesitaban mejora. Vinieron, revisaron, hicieron dos chapuzas y dejaron todo como estaba.

Esta tarde, a eso de las 19:00 h., hemos recibido otra nueva no tan agradable: pasado mañana (jueves) nos trasladamos a una casa provisional hasta el lunes. De modo que, haz maletas, trasládate, deshaz maletas, vuelve a hacer maletas, requetetrasládate y vuelve a deshacerlas, total, para cuatro días. Es bastante desconcertante.

El motivo de este sinsentido es que el viernes llega a Nampula el director de la nueva Facultad (Arquitectura) y quieren hacer para él las mejoras que en la casa no hicieron para nosotras y, como los apartamentos del edificio donde estamos destinadas a vivir (temporalmente, mientras acaban la construcción del nuevo campus) aun no están preparados a pesar de haber tenido tiempo de sobra… pues eso.

Una vez más, sufrimos unos la ineficacia de otros.

martes, 6 de julio de 2010

Nampula, 06 de Julio del 2010

El 28 de junio, los estudiantes de la Universidad de Lurio en Nampula (Unilurio también está en Pemba y en otra provincia que ahora no recuerdo)empezaron el "estagio de enfermagem" (período de enfermería). El estagio de enfermagem consiste en realizar prácticas durante 3 semanas en el hospital.

Independientemente de la carrera que estén cursando, todos los alumnos de 2º semestre de la Facultad de Ciencias de la Salud realizan este "estagio de enfermagem". Los alumnos, aprenden a tomar las constantes vitales (pulso, temperatura, presión arterial, respiración), a suministrar los medicamentos prescritos por los médicos, a hacer las camas de los enfermos, etc.

Desde que en el hospital se ven estudiantes universitarios, los pacientes y acompañantes coinciden en que las atenciones al enfermo han mejorado (a fin de cuentas, a pesar de su inexperiencia, no dejan de ser mano de obra) y, es que, si estar enfermo es algo ya difícil, ser dolente hospitalario en un país con escasos recursos puede llegar a ser infernal.

lunes, 5 de julio de 2010

Nampula, 05 de Julio del 2010

El sábado pasado vino el Primer Ministro de Mozambique, con más gente del gobierno, a visitar la Universidad. Eso significa que el sábado por la mañana tuve que madrugar extra para acudir al acto oficial que se celebraba en su honor. Empezaba a las 7 a.m., así que, el machibombo (bus) nos recogía a las 6:30 (vamos, que a las 5:30 ya estaba en pie). Tanto madrugón para que, al final, todo acabara a las 10:00 h. de la mañana.

Aquí anochece a las 17:00 h. y a las 5:00 ya está amaneciendo. En los barrios casi todos están sin electricidad en sus casas (cae la noche y no se ve ni una luz). En bastantes casas del centro, también se vive sin luz. Se van pronto a la cama y se levantan en cuanto empieza a rayar el sol (a las 7 de la mañana se pueden ver a muchos de los hombres sentados a las puertas de sus casas).

Las casas aquí están desoladoramente ruinosas. El color óxido abunda en las calles. Fachadas sucias, despintadas, desconchadas; edificios con escaleras mutiladas, sin luz (por la noche hay que llevar un cuidado especial porque, el no ver que le falta un trozo al peldaño, implica dar un paso en falso, con la consecuencia que ya todos sabemos). Todos los edificios tienen un guardia de seguridad 24 h. al día. Los guardias duermen en la calle, a la puerta del edificio.
No hay jardines para sentarse tranquilamente a la sombra de uno de los cientos de árboles grandes que hay aquí.
Todas, absolutamente todas las aceras están desconchadas (nuevamente, hay que tener cuidado cuando se camina por la calle para no tropezar en uno de los miles de desconchados
Las flores brillan por su ausencia y, a cambio, proliferan los montones de basura donde, cada día, acudimos a depositar nuestros desperdicios esperando que, un día de éstos, pasen con camionetas a quitarlos a golpe de pala.

El otro día, cruzando la calle, vi a un hombre tumbado en mitad de uno de los puntos donde se acumulan las bolsas de basura. Por fortuna, había poca.

jueves, 1 de julio de 2010

Nampula, 01 de Julio del 2010

Esta noche hace fresquito. Habitualmente, es aconsejable ponerse repelente al caer el sol, sobre todo cuando hace calor que es cuando más mosquitos hay. El calor los activa. Cada vez que me pica uno, cruzo los dedos.

El perro del vecino ya me conoce. Cuando paso por delante de la casa y está suelto, viene rápido a la puerta de la verja para saludarme y recoger mis carantoñas. Es el único perro al que me acerco aquí (bueno, tampoco se ven tantos).

Hoy he recibido un mail de Bárbara. Se fue de vacaciones a su casa (USA). Iba un poco escaldada. Le han surgido contratiempos allí y no va a regresar a Nampula. No se le puede reprochar nada.

martes, 29 de junio de 2010

Nampula, 29 de Junio del 2010

La playa queda a unas 3 horas en machibombo (bús). Sólo hay un único horario: las 6 de la mañana. La estación de autobuses no es un lugar seguro para una mujer sola.
Con todos estos atenuantes, parece razonablemente normal que lleve aqui tres meses y aun no conozca las paradisíacas playas de la zona aunque lo esté deseando.

En la Uni, esta semana acabamos con los exámenes de recuperación. Este sitio es aburrido cuando no estoy dando clase. Las clases del segundo semestre no comienzan hasta el 26 de julio. Dentro de un par de semanas, mi nueva compañera de trabajo/piso estará aquí y, espero, la situación se dinamizará más (no mola ser la única optometrista). Además, por fin me trasladaré al JFS (edificio donde viven la mayoría de los profesores extranjeros y donde, se supone, internet funciona mucho mejor).

Necesitamos que la Universidad nos asigne estancias donde colocar el aparataje necesario para enseñar a los alumnos a realizar exámenes optométricos y montaje de gafas. Estamos a la vuelta de la esquina del próximo trimestre y sigo sin tener conocimiento de si vamos a tener eso a tiempo. Imagino que tendremos que empezar el semestre haciendo las prácticas en el aula de clases teóricas.

No es fácil llegar a ser estudiante aquí. Hay muchos jóvenes que quieren estudiar y por no poder pagarlo. También es difícil ser estudiante en este sitio. Falta de organización, biblioteca con escasez de libros, falta de material en los laboratorios, falta de profesorado, falta de internet eficiente en la Facultad(la mayoría de las páginas están vedadas)y en sus casas (por falta de dinero)... estos estudianes son dignos de admiración porque, a pesar de todas las dificultades a las que se enfrentan, acuden todos los días a clase con interés y motivación por aprender.

jueves, 24 de junio de 2010

Nampula, 24 de Junio del 2010

En UniLurio hay un proyecto que se llama "Um estudante, uma familia". En él, cada estudiante tutoriza, desde el punto de vista de la salud, a una familia en la comunidad. Los estudiantes se organizan por equipos; cada equipo tiene, como mínimo, un estudiante de cada carrera (Nutrición, Medicina, Farmacia, Odontología y Optometría). Periódicamente (cada semana o cada dos), los equipos acuden a las casas y realizan entrevistas con las familias. Se informan sobre sus condiciones y les dan pautas para que puedan mejorar su calidad de vida.

Con las encuestas que realizan, se está creando una base de datos que servirá para realizar estudios demográficos en la zona.

El otro día estuve de tribunal en el exámen de la asignatura donde se valora el trabajo de los estudiantes en ese proyecto. La asignatura se llama Vição e Comunidade. Llegué a emocionarme con los relatos de los alumnos.

La mayor parte de las familias no tienen agua corriente en casa. Pueden tomarla de alguna fuente (la fuente puede quedar a 500 metros de casa), pueden almacenar el agua de lluvia (canalizando la que cae al tejado de casa), pueden tomarla de un pozo... Hay quienes no tienen ni nevera en casa.
La mayor parte son familias numerosas. Las hay que sobreviven con menos de 1 dólar al día.
Hay familias que, después de comer, acostumbran a dejar los platos fuera de casa y sin lavar. Eso atrae moscas, mosquitos y demás insectos, lo que favorece la aparición de enfermedades (las moscas pueden contagiar la oncocercosis y los mosquitos la malaria).
Los estudiantes informan a las familias de la necesidad de mantener la higiene en casa, de utilizar mosquiteras para dormir, de lavarse las manos antes de comer, de potabilizar el agua que van a beber y con la que se va a cocinar, de lavarse los dientes varias veces al día, etc...

A mí pregunta "¿Qué te ha aportado, a nivel personal, ésta experiencia?" la mayor parte de los alumnos contestaron lo mismo: Se alegran de que esas personas les abran la puerta de sus casas y les escuchen, se dan cuenta de que ellos también aprenden de esas familias y, sobre todo, se sienten útiles cuando consiguen que esas personas mejoren su calidad de vida mudando hábitos perjudiciales para su salud.

miércoles, 23 de junio de 2010

Nampula, 23 de Junio del 2010

Hablando hace un rato con una profesora de Cuba, me decía que ella habla con su marido durante quince minutos todos los domingos. Lleva así dos años y su contrato es de tres. No me explico cómo es capaz de aguantarlo. Aun así, según ella, hay otros cubanos que sólo hablan con su familia una vez al mes.

El otro día, una médica cubana que está colaborando en el Hospital de Nampula me decía que estuvo tres años en Zimbabwe hace tiempo y que, ahora, se había venido otros tres a Nampula. Estaban construyendo su casa y necesitaba dinero para ello. Por eso estaba aquí.

Son los mejores especialistas de su país, gente con muchísimos años de experiencia. Se involucran en el proyecto de una forma admirable sin recibir por ello un trato diferente ni preferencial. Son auténticas máquinas de trabajar. Su capacidad de sacrificio es digna de admiración. Y, aun así, han de salir y realizar este tipo de misiones para poder aumentar sus ingresos.

Luego, cuando alguno de ellos te comenta que no puede mantener una conversación con su familia a través de internet porque ese tema está muy censurado en su país, cuando te dicen que no disponen de teléfono fijo al que llamar para que les salga más barato (y, así, poder llamar más a menudo), yo me pregunto ¿por qué no tenéis un acuerdo con quien os contrata para, al menos, garantizaros una buena comunicación con la gente que queréis?

No me cabe en la cabeza, no me salen las cuentas. Están acostumbrados a dar muchísimo a cambio de muy poco.

martes, 22 de junio de 2010

Nampula, 22 de Junio del 2010

Una de las aficiones que tengo es coser, puede que resulte atípico pero ¿desde cuándo he sido un bicho normal? He descubierto el potencial que tienen las capulanas. Son muy económicas y, para andar por casa, de ellas se puede sacar mucho partido. Digo esto porque hoy me he recorrido Nampula entera buscando un dedal con el que ayudarme a coser una capulana recién comprada y no he encontrado ni una tienda donde los vendan. Todos sabían lo que era pero nadie ha sido capaz de indicarme un sitio que los proporcione. La reacción de los tenderos era de asombro, como si un dedal perteneciera a la época prehistórica. ¿Es posible que el último que vieron estuviera en el dedo de una colona portuguesa? Quién sabe...

La mayor parte de los comerciantes son indues y musulmanes y, he oído decir que, quien quiere abrir un negocio aquí, tiene que llegar a un acuerdo con ellos primero.

lunes, 21 de junio de 2010

Nampula, 21 de Junio del 2010

Hoy hace fresquito. Esta mañana el termómetro de casa marcaba 20º. Cuando en España hice la maleta, no puse demasiada ropa (quería llevarme la mayor cantidad de libros posible): tres camisetas, tres camisas, tres pantalones y un par de vestidos que no uso. Ahora ando echando en falta ropa de abrigo. Esta semana no estoy teniendo excesivo trabajo, aprovecharé para mirar algo por aquí antes de que me caigan estalactitas de la nariz.

Si no se piensa demasiado en lo que se deja atrás y tras pasado el duro período de adaptación, la vida aquí es agradable. Antes de venir a Nampula, me encontraba excesivamente estresada, el pulso se me alteraba por muy poco. Ahora, desde que estoy en este sitio, los síntomas han disminuído con una rapidez pasmosa.

Ayer fui invitada a una misa. El evento duró nada menos que dos horas y media. Fue bastante amena, todo el mundo participaba en la ceremonia, desde los más pequeños hasta los más mayores. Todos cantaban y expresaban su gratitud a Jesús de una forma distinta a la que tenía conocida. No creo que vuelva pero, me alegro de haber ido.

sábado, 19 de junio de 2010

Nampula, 19 de Junio del 2010

El otro día, entré en una librería y me hice con un libro en portugués (por esto de aprender el idioma leyéndolo). Se llama “Moçambique, SIDA e hábitos tradicionais”, de André Matola, un periodista mozambiqueño. Según Matola, “Três clases de pessoas são infelizes: a que não sabe e não pergunta, a que sabe e não ensina, a que ensina e não faz”.

El libro comienza hablando de lo que, entre los makondes, makuas y kimwanes, es conocido como “epuko”: la ceremonia tradicional de purificación sexual de la mujer enviudada. Después de morir el marido, la mujer no puede mantener relaciones sexuales sin que antes se haya realizado este ritual. Consiste en que la mujer tiene que mantener relaciones sexuales con un elemento de la familia del fallecido, pero el hombre tiene que eyacular en una toalla o una capulana para evitar “aspirar la sangre de la viuda” ya que, ella, aun no está limpia (la sangre del excompañero aun está presa en ella).

El libro continúa diciendo “ahora, por causa del SIDA, estamos intentando introducir algunos cambios en este ritual, que viene de nuestros antepasados porque, hasta el momento, el preservativo no es aceptado como pieza fundamental del ritual. Ya veremos si nos sale bien, es decir, si los espíritus acogen la propuesta”.

El ritual del epuko finaliza con un baño de raíces pulverizadas o trituradas. Después de esta ceremonia, la mujer es considerada pura y libre de cualquier peligro y puede “andar” con hombres.

He estado mirando en la red el índice de prevalencia de SIDA en Mozambique: 16% el nacional, 20% el de Maputo.

Continuara???...

Nampula, 03 de Junio del 2010

¿Qué pasa cuando llegas a Mozambique esperando que tengan tu alojamiento preparado y no es así?
¿Qué pasa cuando te dicen que vas a tener comunicación (internet) con el mundo exterior y, dos meses después, eso sigue siendo tan sólo una promesa?
¿Qué pasa si el tv, ducha, microondas y horno de tu casa no funcionan y, por más que des el aviso para que vengan a arreglarlos, pasan los días y nadie hace nada? (aun no me ha pasado a mí, pero sí a otras personas?
¿Qué pasa si olvidan pagar la electricidad de dónde vives y te tiras una semana sin luz? (aun no me ha pasado a mí, pero sí a otras personas?
¿Qué pasa si, cuando tienes que ir al trabajo, el autobús encargado de llevarte hasta allí no cumple el horario?
¿Qué pasa si tu salario se demora meses en ingresar?
¿Qué pasa cuando tu calidad de vida está en manos de personas que no trabajan eficientemente?

Pues pasa que acabas hasta las narices de todo.

Trabajar aquí no es nada fácil. Vivir aquí tampoco. Pero, cuando estás a punto de mandarlo todo a la mierda, de repente, tienes un día bueno y piensas que esta experiencia merece la pena.

“Escoge bien tus amigos aquí porque, ellos serán tu única familia durante el tiempo que te quedes y, después, te duraran para toda la vida”. Sabia frase. Quien dijo ésto, sabía de lo que hablaba. Tener un día condenadamente malo en un lugar donde todo te recuerda a nada puede llevarte a la paranoia si no hay alguien cerca que te ayude a acabarlo con una sonrisa.

Gracias, Bárbara. Gracias, Tatiana. Gracias, profesores cubanos… Gracias a todos los que estáis por llegar.

Nampula, 01 de Junio del 2010

El sábado me hice una herida en el dedo corazón de la mano derecha. Fui a dar de comer al perro (un labrador) del vecino sin tener en cuenta que, posiblemente, el animal no sabía distinguir la diferencia entre el hueso de pollo y la mano. Por un momento, llegué a pensar que me había roto los dedos. Lavé la herida y le puse spray yodado que tenía Tatiana (mi compañera de casa).
Al día siguiente, llamé al decano (es cirujano) en cuanto observé el primer signo de infección. Gracias a su recomendación, mi dedo está cicatrizando milagrosamente rápido:
Hervir durante 15 min. ½ litro de agua con una gran cucharada de sal; dejar que se enfríe y, mientras tanto, lavar enérgicamente la herida con abundante jabón; colocar durante 15 min. un apósito empapado en el agua salada sobre la zona a cicatrizar; después de dejar secar la herida durante otros 15 min., retirar el agua que reste en la herida y aplicar una gota de ‘betadine’.
El perro que me mordió es vacunado contra la rabia todos los años. Está siempre limpio y no sale fuera del jardín de la casa. Por eso no tengo reparo en acercarme a él.
Aquí no me acerco a los perros en la calle. Intento pasar lejos de ellos. La probabilidad de que el animal tenga la rabia es demasiado alta. Esta mañana, comentando lo de mi accidente en la universidad, una de las que estaban escuchando había perdido un hermano porque un perro con rabia le mordió. Afortunadamente, apenas hay perros callejeros (tampoco se puede decir que haya mucha gente con mascotas)
Por suerte para el perro del vecino, yo también tengo todas las vacunas puestas… no creo que le dé fiebre.

Nampula, 29 de Mayo del 2010

El Baptismo de Caloiros es lo que en España llamamos “borregadas”. Los veteranos dan la bienvenida a los alumnos de 1º Semestre.
Habilitan el comedor de la universidad para hacer una ceremonia que tiene la misma estructura que un bautizo católico. El orden que siguen es:

1.- Entran los invitados y esperan (el público se coloca en sillas en un lado del comedor y, al otro lado, como invitados de honor, los coordinadores de cada carrera)

2.- Un vocal dice el nombre de una carrera y entran los novatos correspondientes (guardando fila)

3.- Una vez que novatos y público están, el coro entra y les canta una canción; el Rector dice unas palabras de bienvenida; uno de los alumnos lee un escrito, después, otro vuelve a cantar… y así. Mientras esto se hace, a los novatos los van poniendo de pie y de rodillas, cada uno con una vela en la mano. También, les hacen leer a ellos al unísono un texto que hace alusión al error que han cometido entrando en la universidad.

4.- Entran los sacerdotes (alumnos veteranos) con aire de solemnidad (yo no me podía explicar cómo conseguían aguantar la risa). Hacen el paripé con el esqueleto, dicen unas palabras y comienza el bautismo. Este año, el sumo sacerdote (o gurú o hechicero o lo que sea) era uno de mis alumnos…

5.- Bautismo: Los novatos, de rodillas y con su vela encendida, van en fila india hacia la pila (un barreño) con agua. Cada novato va acompañado por su madrina/padrino. De camino a la pila, besan los pies del esqueleto.
A los pies de la pila, el sacerdote les pregunta el nombre. Mientras les echa el agua en la cabeza, el sacerdote les comunica su nuevo nombre (p. e.: si el alumno es de Optometría, un nombre podría ser “Miopía Degenerativa”. Uno de los alumnos de Medicina fue bautizado con el nombre “Esperma Común”). Tras el agua viene un puñado de harina; después, el de al lado les da un trozo de pan (lo que equivaldría a la hostia) rebozado en sal; el siguiente les da un trago de zumo de uva (el vino); el siguiente les vuelve a poner por encima un caldo que parecía hecho con agua y harina y, por último, tenían que repetir el nombre con el que se les había bautizado. Los que no recordaban su nuevo nombre tenían que volver a pasar por todo el proceso.

6.- El coro canta de nuevo y se da por finalizada la ceremonia.

Como la nueva coordinadora del departamento de Optometría aun no ha llegado a Nampula, me tocó a mí ir en representación de la carrera. Mi bautismo fue pura improvisación. Se le ocurrió a una de las profesoras (la que hizo de madrina mía). Nos reímos mucho.

Vivien, de la que te libraste…

Nampula, 22 de Mayo del 2010

En Mozambique los viernes son el día de los hombres. Al salir del trabajo, los hombres comienzan su fin de semana disfrutando la calle. Los bares se llenan de hombres y a penas se ven mujeres. El día de las mujeres son los sábados.

Los días son más fresquitos, se nota que estamos entrando en "invierno".

Estoy esperando una nueva compañera de casa: Titiana. Es brasileña y viene a dar clase en la carrera de Medicina Dentaria. Estaba previsto que su avión aterrizara esta mañana pero, como esta semana está aquí el Presidente de Mozambique, se está demorando unas horas (así como doce).

El Presidente llegó a Nampula el lunes por la mañana. Los alumnos de la escuela primaria y secundaria no tuvieron clase. En la Universidad, las clases se interrumpieron parcialmente. Viene el presidente y todo se ralentiza aun más. En el hospital se dejó de pasar consulta a las 12 y, creo, las tiendas también cerraron a esa hora.
Lo bueno de que viniera el Presidente es que han "asfaltado" la carretera que llega a la Universidad. Los boquetes que tenía eran muchos y con una profundidad tal que obligaba a los coches a frenar y sortearlos a muy baja velocidad. Los han tapado como han sabido-podido y, ala, hasta las próximas lluvias.

Ayer estuvieron de limpieza en el jardín de la casa. La pila de lavar la ropa estaba atascada y lo "solucionaron" pero, al hacerlo, solo consiguieron mover el tapón hacia adelante de modo que ahora también están atascadas las duchas de las tres habitaciones. Eso fue ayer. Esta mañana, hemos dado el aviso. Como ducharse no es urgente, nos van a tener así unos días (mínimo el fin de semana). Esta tarde he tenido que hacer piruetas para conseguir ducharme sin tocar el fango. El pelo me lo he lavado directamente en el lavavo.

Tatiana, welcome to Mozambique...

Nampula, 09 de Mayo del 2010

Doy clase los martes y viernes de 7 a 9 de la mañana. Como la materia que estoy impartiendo es muy básica y los temas me los dan preparados, no me lleva demasiado tiempo el preparar las clases. Así, hay días que me puedo permitir remolonear en la cama todo lo que me apetezca. En agosto, con el nuevo curso, se me acabará el chollo.

El supermercado más conveniente para comprar me queda a 20 minutos caminando. El volver cargada con las bolsas ha tenido la culpa de que sólo haya ido dos veces. La mayor parte de los días como fuera de casa o en la Universidad.

En el comedor de la Uni la comida es gratuita. El menu siempre es arroz blanco escurrido con algo (pollo, pescado, ternera). Es simple pero está rico.

Aun no tengo alojamiento definitivo. Sigo en la casa que hay junto a la del Magnífico Rector. Tiene las comodidades que, seguramente, en la que me busquen no tendré pero, no sé, parece que la idea de que en cualquier momento me puedan decir 'recoge que te trasladas a otro sitio' hace que no me sienta todo lo agusto que quisiera. Al parecer, está complicado encontrar casa en Nampula. También es cierto que aquí no se mantan por trabajar, así que tampoco estarán buscando mucho. En fin, aquí sigo.

El estar muy lejos de casa, hace que entre los profesores extranjeros haya mucha fraternidad. Nos apoyamos unos a otros ayudándonos en lo que podemos. Ese compañerismo es muy agradable, hace que el estar aquí sea más agradable. Aun así, hay días en que no se puede evitar la morriña.

Han abierto un curso de inglés para los profesores. Lunes y jueves de 4 a 6. No pienso perdérmelo.

Esta mañana, Bárbara (profesora de inglés) y yo hemos ido a Naibuco. Está a unos pocos kilómetros de Nampula. Colgaré las fotos cuando vuelva a tener internet del barato para que veáis cómo son aquí los montes. La erosión los ha redondeado dándoles una forma completamente distinta a lo que ya conocía.

Nampula, 08 de Mayo del 2010

Seguimos sin internet por cable.

Esta semana se han celebrado en la Universidad los Seminarios Pedagógicos de la Facultad de Ciencias de la Salud a los que estábamos convocados todos los profesores. Durante 7 días nos hemos reunido para recibir ponencias sobre nutrición, farmacología, odontología y pedagogía.
Aunque parezca increíble, aun existe gente que no saben que con gestos tan sencillos como lavarse las manos antes de manipular los alimentos o procurar utilizar agua limpia en la cocina o la higiene personal pueden mejorar su calidad de vida. Claro que aquí, dicho sea de paso, el agua potabilizada no es un bien al alcance de todos.
UniLurio es una universidad de reciente apertura (2007) y, como todos los nuevos proyectos, aun está por adquirir una metodología que le ayude a realizar eficazmente sus funciones. En los seminarios pedagógicos se ha puesto de manifiesto la preocupación de los docentes por establecer un método de enseñanza que inspire en el alumno el deseo de convertirse en un profesional cualificado. Se han tratado temas como la actitud a la hora de impartir las clases para estimular a los estudiantes, la forma de evaluar al alumnado y los deberes del alumno para con la Universidad y sus compañeros. Una de las ponencias estuvo dedicada al Tratado de Helsinki.
Aquí también se hacen novatadas a los estudiantes de primer curso. La Universidad está estudiando la manera de conseguir que ese ejercicio deje de ser un trance humillante convirtiéndose en un homenaje a los recién llegados.

Una vez más, se pone de manifiesto que, lo que en un país desarrollado se maneja de forma más o menos resuelta, aquí es todo un reto.

Nampula, 05 de Mayo del 2010

En Mozambique se conocen dos compañías telefónicas: Mcel y Vodacom. La mayor parte de la población utiliza Mcel que, al parecer, es más barato. Mucha gente funciona con los dos (llevan consigo dos móviles) porque a veces Mcel no funciona. Las llamadas telefónicas son mucho más económicas que en España, aun así, lo que más se usa es el sms.

En las calles, es frecuente cruzarse con vendedores de recargas para la tarjeta del móvil. Hay cargas de 50, 100, 500 y no sé si de 200 meticais.

El 27 de abril nos dieron la noticia: estaríamos sin internet durante un período de tiempo de entre 4 a 6 semanas. No dábamos crédito. ¿Cómo era posible que las dos terceras partes de un país entero se queden incomunicadas con el resto del mundo?. Durante una semana, bancos, empresarios, tiendas, etc., se han visto afectados. No todos han encontrado una alternativa para retomar contacto con la red. La Uni estará sin internet todo ese tiempo...
Los profesores nos preguntamos unos a otros cada día, por si acaso hay noticias de mejora de la situación. Fue así como me enteré el domingo pasado de que con los stiks USB de Vodacom (relacionada a Vodafone) ya se conseguía internet vía satélite. Es caro pero, en caso de emergencia, no hay elección. No sé cuántos sticks habrán vendido ya en la tienda en cuestión de días, posiblemente más que en los últimos dos años juntos.

A día de hoy, aun no se ha concretado nada a cerca de cuándo se recuperará la conexión telefónica habitual...

Nampula, 24 de Abril del 2010

Esta mañana se ha despertado el día nublado y nublado sigue. Casi que se agradece porque ayer por la noche hizo calor del bueno. Aun así, estamos entrando ya en la época fresquita. Agosto es el mes menos caluroso.

Mi cara y mis brazos van tomando color. Aun no he tenido ocasión de ir a la playa, asi que el resto sigue blanco ariel.

Todas los días, al caer el sol, toca ponerse repelente de mosquitos. El que me traje de España se me gastó y he tenido que buscarlo aquí. Afortunadamente, en la farmacia tienen. Me costó 65 meticais (1,5€). También he acabado el tabaco que me traje de España. He comprado un paquete de Safari (no sé si lo habrá en España). Me ha costado 20 meticais (0.46€). El Marlboro aquí sigue siendo más caro, cuesta 60 meticais (1,40€).

Antes de venir al Hotel Lurio para conectarme, he lavado mi ropa sucia. Aquí no hay lavadoras, así que, más vale ir lavando todos los días conforme se va manchando para evitar hacerse mistos las manos. Aunque hay detergente en polvo, uso jabón de pastilla (más barato). Me gusta como huele y como deja la ropa. Según las indicaciones del envoltorio, el jabón que utilizo sirve para hacer la colada, para fregar los platos y para la higiene corporal. Aun no lo he necesitado en la ducha pero pienso probarlo. Ya os contaré qué tal deja la piel...

Nampula, 23 de Abril del 2010

Esta mañana ha sido mi segundo día de clase. Doy clase a los de segundo semestre. Los alumnos son asombrosamente respetuosos con los profesores. Los míos se muestran reservados y silenciosos. Intento hacerles participar en clase pero les cuesta arrancarse. Imagino que se soltarán cuando me tengan más confianza. Dicen que los de primer semestre son más participativos. Hoy a las 11 tengo reunión con ellos (los de primero) para resolver dudas. También nos harán la foto de grupo. Si la cuelgan en la página web de la organización, pondré el enlace en mi muro.

Hoy recojo mi pasaporte en regla, bien!

Nampula, 21 de Abril del 2010

Esta mañana, por fin, una persona de la Universidad me ha acompañado hasta inmigración para solicitar el visado de trabajo. El trámite me ha llevado tres horas y media (menos mal, no había cola). Se han quedado mi pasaporte y me han dado un resguardo que me servirá como justificante hasta que vuelva a recogerlo en unos días. Mientras tanto, junto al resguardo, llevaré una copia del contrato y otra del pasaporte para poder enseñar si me paran y me piden que me identifique.
Ya conozco la sensación de fastidio del emigrante cuando la policía le para y le pide los papeles. A mi me han parado dos veces desde que estoy aquí (y lo que me queda).
El trámite ha costado 2562 meticais, que la Universidad se ha negado a pagar (aunque venía escrito en el acuerdo que se realizó entre el ICEE y UniLurio) y ha desembolsado Stephen (ICEE).

Sigo en una vivienda provisional y sin internet. Para leer mis correos y buscar información, vengo al Hotel Lurio (donde me alojé los primeros días), hago una consumición y ya tengo excusa para conectarme. Por cierto, muy rico el zumo de litchi!.

Esta tarde, viniendo para acá, he visto que habían pegado fuego al montón de bolsas de basura de mi zona.

Nampula, 20 de Abril del 2010

Esta mañana me ha sonado el despertador a las 5:30 am. A eso de las 6:40 am, he cogido el autobús encargado de desplazar a los profesores desde el centro de la ciudad hasta la Universidad. De camino al aula, me han comunicado que, seguramente, los alumnos no estarían... se les había olvidado decirles a los alumnos que tenían clase conmigo a las 7:00 de la mañana!!!...

Aun no he ido a inmigración (ha de acompañarme una persona de la Uni), aun no tengo mi visado de trabajo, al no tener mi visado de trabajo no puedo abrir una cuenta bancaria aquí y, al no tener cuenta bancaria, la Uni no me puede (aqui querer no es poder... y viceversa) pagar. Otro motivo que alega la Universidad para no pagar es que el Ministerio de Educación necesita tener los originales (yo se los envié escaneados) de mis calificaciones para aprobar mi título de Máster. Yo estoy tranquila, si no responde la Uni, el ICEE lo hará... ¿no?

Cuando acepté este trabajo ya me avisaron de que sería duro. Me estuve preparando mentalmente, desde que conseguí la plaza, para pasar falta de todo tipo... menos de competencia burocrática.

Nampula, 19 de Abril del 2010

En Nampula, cada mañana se barren las calles. Se podría decir que es una ciudad bastante limpia si no fuera porque no tiene sistema de recogida de basuras. Esto implica la ausencia de contenedores en las calles. Cuando se tiene una bolsa con desperdicios, simplemente se sale de casa, se camina hasta el montón de basura más próximo y allí se deposita (en el suelo). La basura en descomposición atrae a las ratas y los perros callejeros. Ya me han avisado de que tenga mucho cuidado con éstos últimos, pues corro el riesgo de que me contagien la rabia.

Nampula, 17 de Abril del 2010

Ya he firmado el contrato pero aun no me han llevado a inmigraci'on. Si no consigo el visado de trabajo antes del 5 de mayo (entr'e en Mozambique con un visado de turista de 30 d'ias), tendr'e que volver a Espana. No creo que eso suceda, pero algo me dice que tentar'an a la suerte.
Aun no tengo alojamiento definitivo. La casa donde estoy es inmensamente grande (est'a junto a la casa del rector de la universidad) y bien acondicionada. El sitio es bastante seguro porque la casa del rector est'a custodiada las 24 horas del dia por un guardia armado con escopeta (que cada uno saque sus propias conclusiones)...
Continuar'a...

Nampula, 13 de Abril del 2010

Pues, fíjate tu que aun estoy tirando de hotel (paga la Universidad de Lurio) porque aun no me han buscado casa donde alojarme durante el tiempo que voy a estar en Nampula. Aquí todo lo hacen muy lentamente y, si pueden dejar para mañana lo que han de hacer hoy, pues mejor. Para comunicarse con la familia y amigos la gente usa Skype (la conexión del hotel es de lo mejorcito de la zona).

Aun no he empezado a dar las clases pero ya he tenido una primera toma de contacto con mis alumnos. They are very cool! Aquí los alumnos son muy respetuosos con los profesores y tienen muchas ganas de aprender (es lo que pasa cuando 'querer' no es 'poder').

Aunque aun no 'falo portugues', la gente me entiende y yo a ellos (son lenguas muy parecidas).

Mayormente, me muevo con Stephen, el product manager que la ICEE ha contratado para Nampula, o sea mi superior más inmediato. Es muy buen profesional y un excelente guía. El es inglés y no habla español, además, se mueve con gente de habla inglesa, por lo que no me entero ni papa de las conversaciones pero resulta conveniente para aprender el idioma.

Me gusta este sitio, cada día más. La comida es muy sana, todo productos frescos, nada de conservantes ni colorantes y, encima, cocinan bien. Son gente pobre pero muy limpia. Todas las mañanas se barren las calles, los coches (aunque la mayoría muy viejos) siempre están brillantes, y en los puestos de venta de cosas, colocan todo muy ordenadito. Eso si, leeeennntos son como ellos sólos.

Nampula no es de los sitios más deprimidos. Aquí hay agricultura y la gente, aunque no tiene dinero, a las malas se las apaña para comer. Aunque sea en una choza, la mayoría tiene donde residir pero, por costumbres culturales y ambientales, es habitual verles acostados en las aceras pasando la noche.

Este no es un sitio violento. Aun así, no se aconseja caminar por la calle hablando por teléfono o sacar la cámara fotográfica por riesgo a que te lo cojan y salgan corriendo (con lo que vale un móvil de los nuestros, ellos comen un mes).

En fin, ya iré escribiendo más cosillas de cuando en cuado.

Nampula, 9 de Abril del 2010

Hola a todos:

Os escribo una nota rapida porque no se cuanto estara esto sin chascarseme. Paso de los acentos, aun no se donde se encuentran en este teclado portugues.

El viaje en avion transcurrio sin retrasos ni largas esperas en los aeropuertos. Ayer, en Durban, conoci a los de la organizacion ICEE y me explicaron en que consiste el proyecto en el que voy a participar durante este ano. Es realmente interesante, ya ire contando cosillas conforme pase el tiempo.

No me entretengo mas porque estoy deseando pillar la cama y dormir hasta que se queje el colchon!.

Un abrazo a todos, gracias por estar ahi!

Mariajo.